Capitel dedicado a Sixto II y a San Lorenzo (Lonja chica Catedral de Jaca)

Etapa 07 - de Biescas a Acumuer

Séptima etapa de este recorrido, que sigue los pasos que dieron unos desconocidos hombres de esta tierra, mas o menos por el fin del primer milenio de nuestra era. Eso es hace mucho tiempo, pero el paisaje sigue siendo el mismo, la naturaleza tiene escalas temporales muy diferentes de las nuestras y para ella, mil años no son nada.


Hoy estamos en Biescas y de aquí vamos a salir hacia nuestro destino en San Pedro de Siresa, siguiendo la gran ruta GR15 un recorrido absolutamente recomendable, que en 12 etapas, recorre el trayecto entre Pont de Suert en Lérida y el límite con Navarra. La señalización por lo menos en los tramos que vamos a recorrer es excelente.

La senda sale de Biescas junto al cuartel de la guardia civil. Cruzamos la cerretera y nos dirigimos hacia el cauce del barranco de Arás por donde vamos a enfilar la subida hacia el Sobremonte.



Mientras subimos, sin darnos cuenta vamos buscando con la vista las famosas "chimeneas de hadas" que se conocen como las señoritas de Arás, muestra del origen glaciar de todo el valle de Biescas.

Los que ya vamos teniendo una edad recordamos que este precioso fenómeno geomorfológico, antes de 2.005, era doble pero en esa fecha una de las dos columnas perdió su sombrero y poco a poco va desapareciendo ante nuestra impotente mirada. En este momento, solo es un muñón.



Subiendo subiendo, estamos en Yosa de Sobremonte, pequeño y coqueto lugar en el que charlamos con dos abuelos que entre risas nos dicen que están en este mundo porque hace tiempo que el pueblo se quedó sin cura y ante la falta de quien oficie un entierro, no se pueden morir. A lo que se ve, están encantados de hablar con alguien y se asustan de que pretendamos ir desde Biescas hasta Acumuer pero es de boquilla porque nos aconsejan por donde ir, dejando ver a las claras que ellos debieron hacer este recorrido algunas cuantas veces. 



la pulida iglesia parroquial, es del siglo XVII y una de la muchas que en estas montañas, se dedican a San Urbez. 



Emprendemos el camino hacia Aso de Sobremonte  por un camino bastante llano.



Cruzamos el barranco y a nuestra derecha aparecen las ruinas del viejo molino de Aso. 




Otro precioso y apartado lugar, Aso de Sobremonte. Su cuidada iglesia tambien del XVII, se dedica a San Juan Bautista.



A la entrada nos sorprende una nueva urbanización de apartamentos y adosados, el resto del pueblo, se extiende a lo largo de una calle principal con hermosas casas de piedra en muy buen estado de conservación.

Salimos por el camino del cementerio continuando junto al barranco de Arás, hasta cerca de su nacimiento donde lo cruzaremos y empezaremos la subida a Estachoplano.


Conforme subimos, el mundo va apareciendo ante nuestros ojos. Al llegar arriba, tendremos una fantástica imagen panorámica de 360 grados que compartiremos con algunos caballos.







 A lo lejos vemos ya Acumuer. 



La bajada es larga y sin tregua pero el paisaje no defrauda pasamos por un refugio forestal y seguimos bajando, la senda perfectamente marcada hasta el final.







Acumuer es uno de esos lugares maravillosos que sugieren un pasado importante y bullicioso. 



Con una preciosa Iglesia dedicada a la Asunción, que ha soportado en su edificación multitud de restauraciones.



En sus muros se pueden ver al menos dos puertas tapiadas. 



También la torre campanario, deja ver como tantas otras de la región, un descarado recrecimiento posiblemente del siglo XVI  cuando se produjo una furibunda competencia entre pueblos por tener la torre mas alta que el vecino de al lado.



Aquí dejamos nuestro pequeño vaso representativo del que tuvo Huesca mas de 10 siglos bajo su protección, sin que sufriera daño alguno.

Aquí está el track de la etapa.


3 comentarios:

J. M. N. dijo...

Queridos amigos:
En esta etapa pasasteis muy, pero que muy cerca de las ruinas del monasterio de Cercito. Aquél que, en la alta edad media llegó a ser más importante que el mismísimo San Juan de la Peña y donde está enterrado el abad Banzo, aquel que después de haber ayudado con sus bienes personales al rey Sancho Ramírez construyendo una torre "para engrandecimiento de cristianos y mal de moros" en Alquezar y haber sido abad, gestor y guardián del monasterio de Fanlo, cayó en desgracia por no aceptar las modas venidas de Europa y empecinarse en mantener el rito mozárabe cuando el rey y el Papa se empeñaban en imponer el romano.
Se que no lo veré nunca, pero lo que ahora es un yacimiento arqueológico daría, si se excavara, para muchos libros, artículos y estudios...
Hace tiempos que dije que si se inventa una máquina del tiempo me ofreceré voluntario e iré a Cercito en el año 1070, cuando este abad, una vez desterrado de Fanlo fue a morir a Cercito.... Y si me dejan repetir, el siguiente viaje iré a la cueva de Chaves... pero esa será otra historia.

rosa perez granero dijo...

Muchas gracias por esta aportación, son tantas las historias que se esconden bajo las piedras de esta tierra que podemos disfrutar de unos esbarres imaginativos increíbles.
A propósito de tu comentario, he buscado en los mapas y nada, aparece po ahí una pardina de Arrasul que se supone fue un famoso castillo pero no veo ningún topónimo que sitúe Cercito, me tendras que decir por donde queda...

J. M. N. dijo...

Arrasul fue otro monasterio. De ese quedan restos... te gustaría. Pocas veces se tiene la oportunidad de ver lo que queda de una iglesia del X sin reformas. Ese queda un poquito más lejos.
lo de cercito es sorprendente. El problema es que, a partir del siglo XII bajó la comunidad a Acumuer así que lo que quedó allí es el edificio del X al XII. me costó muchísimos viajes hasta que lo encontré y lo comuniqué (hace mucho) a patrimonio... la respuesta fue que me quería detener por "expolio arqueológico". Comprenderás que ahora, si encuentro algo, me lo guarde para mi o para los iniciados que saben apreciarlo. Saludos!!